Skip to:

Saludos por la Solemnidad de San José - Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará

Saludos por la Solemnidad de San José - Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará

Queridos todos:

Con enorme alegría los saludo en esta Solemnidad de San José, Patrono de la Iglesia Universal, y día en que cumplimos el 30° aniversario de fundación de nuestro Instituto.

En Roma se celebrará la Santa Misa en la Basílica San Pablo Extramuros, presidida por su Eminencia el Cardenal Angelo Bagnasco, y que contará además con la presencia de nuestro querido Cardenal Angelo Sodano. Allí nos uniremos a todas las Servidoras y miembros de nuestra Familia Religiosa, en profunda acción de gracias a Dios.

Son en verdad incontables las gracias recibidas de Dios durante estos años, y una de las más preciadas es la de habernos dado a San José como nuestro particular patrono. 

Por ello, entre otras prendas de gratitud al Santo Custodio de las Vírgenespor su eficacísima y continua intercesión, realizaremos entre todas una “ofrenda de lirios”, poniendo bajo sus pies un lirio por cada una de las Servidoras. También en su honor se colocará una placa conmemorativa en la primera casa del Instituto, concedida mediante su intercesión y puesta bajo su patrocinio.

Además en Roma, por la tarde, tendremos la oportunidad de cantar las Segundas Vísperas de esta Solemnidad en la Iglesia Santa Anastasia, donde se encuentran las reliquias del velo de la Virgen y del manto de San José, traídas a este lugar por San Jerónimo. Imitando al Verbo Encarnado que se puso bajo sus cuidados, también nosotras confiaremos bajo el amparo de nuestra Santa Madre y de nuestro amado San José a toda nuestra Familia Religiosa, para que custodiándonos como hijos suyos continuemos con fidelidad el camino de santidad trazado por nuestras Constituciones.

Encomendaremos también de modo especial a las 18 hermanas que hoy realizan sus votos perpetuos en distintas partes del mundo, y a las 22 hermanas (incluida nuestra querida hermana María Inés de Jesús†) que hoy celebramos las Bodas de Plata de votos religiosos. Que el esposo de María Santísima nos ayude a ser cada día más semejantes a Ella y nos enseñe la fidelidad de los grandes santos.

Seguimos unidos en la oración en este día de gran fiesta,

¡Un fuerte abrazo!

En Cristo y María Santísima,

M. María Corredentora Rodriguez