Skip to:

Siguiendo a la mística del Verbo Encarnado Santa Catalina de Siena

(audio en Español)

Venimos hoy a Siena para recordar, después de 600 años, esa particular obra de Dios, que aquí tuvo su comienzo: Catalina de Siena. Venimos no sólo para recordarla en esta ciudad, sino también para bendecir a Dios en ella y por ella; para dar gracias a Dios por la obra que quiso realizar en ella y mediante ella en la historia de la Iglesia y en la historia de Italia. Después de seis siglos, esta obra aún permanece viva, y todavía tiene su particular elocuencia. Catalina de Siena vive en Dios esa vida, cuyo comienzo fue injertado en ella mediante el bautismo, recibido aquí en Siena, inmediatamente después del nacimiento, acaecido, según la tradición, el 25 de marzo del año 1347. Y esta su vida en Dios, en el tabernáculo de la Santísima Trinidad, confirma de modo definitivo la verdad de las palabras que pronunció una vez San Ireneo, Padre de la Iglesia, en el siglo II: "El hombre viviente es gloria de Dios".

San Juan Pablo II, Visita Pastoral a Siena, 14/09/1980