Skip to:

Formación Permanente

ssvm

“Aspiramos a formar para la Iglesia Católica religiosas (…)deseosas de la formación permanente”[1].
La formación permanente apunta a mantener vivo el proceso de continua maduración, mediante la profundización de los diversos aspectos de la formación humana, espiritual, intelectual y pastoral[2].

Su contenido debe abrazar todos los aspectos de la persona del  religioso: la vida espiritual, la participación en la vida de la Iglesia según el propio carisma, la fidelidad al carisma fundacional, la actualización de métodos y contenidos pastorales, la profundización bíblica y teológica y del Magisterio de la Iglesia, el estudio de las culturas, la actualización profesional.

[1]Const. [231]

[2]Cfr. PDV, 71; Const. [262]